jueves, 12 de mayo de 2016

Seis años de aquella mítica noche bajo el cielo de Hamburgo.



Hoy hace 6 años, todos los corazones atléticos latían en torno a la ciudad alemana de Hamburgo. Era un 12 de mayo a las 20:45 hora española, y el Atlético, dirigido por Quique Sanchez Flores, se enfrentaba al Fulham inglés en la final de la Europa League. El Atleti saltaba al Hamburgo Arena con una alineación para los anales de la historia rojiblanca: De Gea en portería; Álvaro Domínguez, Perea, Ujfalusi y el capitán Antonio López; en el centro del campo formaban Assunçao, Reyes, Raul García y Simao; y en la delantera el Kun Agüero y Forlán.




Todo pintaba bien en la primera hora de partido, el Atlético dominaba el juego y en el minuto 32 de partido, Diego Forlán marcaba el primer gol para el conjunto colchonero, pero pocos minutos después Simon Davies, centrocampista del equipo ingles empataba el partido y con ese resultado finalizaría el partido, ya que ningún equipo valió para materializar una ocasión. El partido iría a la prórroga.

Una vez en la prórroga, las ocasiones para ambos equipos se iban sucediendo, pero tras un ataque del equipo britanico, Álvaro Domínguez despejaba el balón a campo contrario, y el Kun aprovecho su fuerte galopada para coger el balón, llevándolo hasta la linea de fondo y poniendo un pase a Forlán, que de espuela marcaría el definitivo 2-1 en el marcador. Este gol siempre permanecera en la mente de todos los atléticos, ya que suponía el primer titulo a nivel internacional logrado por el equipo colchonero en muchos años.

Forlán, autor de los dos goles de la final fue nombrado Man of the Match





Pero no solo Forlán quedara en la memoría de los atléticos, sino todos los valientes que esa noche volvieron a hacer grande al Atlético de Madrid, los ya citados junto con Salvio, Camacho, Valera, Joel, Asenjo, Jurado, Juanito o Cabrera.

El trofeo fue levantado al cielo de Hamburgo por el capitanísimo Antonio López y posteriormente la afición acudió a la plaza de Neptuno, donde el equipo les brindaría el título a toda la afición, que por fin, 14 años después había vuelto a ver a su Atleti campeón.




El lema en Neptuno rezaba "Campeones, el sueño continua" y tanto que continuo, ya que algo estaba cambiando, y es que el Atlético de Madrid se hacia grande, y ahora, seis años después seguimos soñando y aún el sueño no ha terminado y es difícil que a día de hoy alguien pueda despertarnos. Ahora sigamos soñando y hagamoslo con la final de la Uefa Champions League, ya que solo faltan 16 días para poder ser campeones, pero esta vez en Milán.